viernes, 24 de febrero de 2017

Gastronomía Urbana: #foodblog Hora de un relax y un gusto


via Instagram http://ift.tt/2mgNKir

Y para la cena: ¿Pasta con cerveza? Tienes que probar esta delicia…¡ñam!

La pasta es una de las comidas más populares, sobre todo entre los jóvenes que viven solos y que no disponen de tiempo para cocinar. Por ello, cualquier receta de este tipo, que además de ser deliciosa consiga sacarles de este embrollo, será bien recibida.


Por eso hoy queríamos compartir con vosotros una receta que no os llevará más de 15 minutos, que precisa de pocos ingredientes, y que además sale muy económica y está buenísima. ¿Queréis saber cuál es? Tomad nota porque esto es lo que vais a necesitar:

Ingredientes:

  • 225 gr. de pasta
  • 6 salchichas italianas cortadas en rodajas y previamente cocidas
  • 425 gr. de tomates cortados y pelados
  • 2 tazas de queso cheddar rallado
  • 450 ml. de cerveza
  • Sal y pimienta
  • Cebollas verdes troceadas para decorar (opcional)

Preparación

¿Sabes por qué los astronautas no pueden disfrutar de una cerveza en el espacio?

Usted ya debe haber visto varias fotos de los astronautas en la Estación Espacial Internacional y notable en el clima de compañerismo que existe entre ellos, ¿verdad? Sin embargo, por más cercanos que sean, una cosa que ellos no hacen es brindar a su estancia en el espacio con una buena cerveza helada. Y sabes por qué? Si usted pensó que el motivo tiene que ver con el peligro de tener astronautas inebriados que orbita en torno a 400 kilómetros de la Tierra, sepa que no es eso, no.

Nada brindas con bebidas con gas

De acuerdo con Cassie Kelly, del portal Inverse, el problema con la cerveza en el espacio, es que la espuma y las burbujas de gas típicas de la bebida no se pueden formar en ambientes de neutrones. Si usted es un cervecero empedernido, entonces sabe que una parte crucial del proceso de producción de la bebida es la carbonação — ya que, sin ella, todo lo que tendríamos sería un líquido “xoxo” y sin gracia.

Burbujas


Según Cassie, la carbonação de la cerveza pasa a través de la combinación de azúcar y la levadura, y cuando añadimos más azúcar a la receta, más microscópicas burbujas

El secreto de la cerveza clónica y su misteriosa levadura

¿Cómo es posible que una cerveza sepa exactamente igual en los 192 países en los que se comercializa? Descubrimos el secreto de la mano de Willem Van Waesberghe, maestro cervecero de Heineken
Como si fuera una película de ciencia ficción, viajas a Pekín, pides una Heineken y tiene ese peculiar sabor afrutado y tono dorado que habías probado en los bares de Madrid. Será una coincidencia. Viajas a Panamá… Río de Janeiro… Ciudad del Cabo… y la cerveza sigue sabiendo exactamente igual en los 192 países donde está presente. Existe un anuncio con Benicio del Toro y el maestro cervecero de la compañía, Willem Van Waesberghe, compitiendo en conocimientos de geografía para explicar que, efectivamente, “from Tokio to Toronto” las cervezas parecen clones.

Willem Van Waesberghe, maestro cervecero de Heineken

Y esto es así desde que en 1873 el joven emprendedor Gerard Heineken instaló su cervecera en el centro de Ámsterdam para conseguir la primera 'lager premium' holandesa. La receta se mantiene intacta desde hace casi 150 años.



Solo tres ingredientes naturales, malta, lúpulo y agua, son la base de cualquier cerveza. Pero ¿cómo consigue Heineken esa uniformidad en el sabor afrutado? Como no podía ser de otra forma: con un componente secreto, la misteriosa levadura-A. Estas células descubiertas en 1886 por el doctor Hartog Elion, discípulo de Louis Pasteur y en su día director de laboratorio de la primera cervecera Heineken, se mantienen vivas desde entonces para lograr su característico sabor, aroma y tono claro y transparente.

Conoce los 4 mejores lugares del mundo para tomar #cerveza

1. Londres

Last Days of Shoreditch
Una gran opción en la capital inglesa en la que también hay comida, presentaciones de djs y exposiciones de arte. Además puedes reservar áreas privadas con espacio para 10 y hasta 100 personas.



2. Berlín


Prater Garten
Este lugar cuenta con un concepto de espacio abierto como en un jardín, el más antiguo de la ciudad. Sólo está abierto de abril a septiembre, en la etapa del mejor clima y sólo aceptan efectivo.

#Almuerzo de campeones: Solomillo de cerdo en salsa de #cerveza negra #impelable

Solomillo de cerdo en salsa de cerveza negra, ¡receta de toma pan y moja! Combinando sabores como el de la cebolla ligeramente caramelizada, la cerveza negra y los jugos de la carne. En otro artículo de Okdiario-recetas hicimos chuletas de cordero al moscatel. Hoy solomillo de cerdo en salsa de cerveza negra.

Solomillo de cerdo en salsa de cerveza negra

La cerveza negra tiene unos 3-4 g de azúcar por ración de 100 g, un contenido mayor que otras variedades de cerveza. Es perfecta para elaborar salsas para carnes como el cerdo, la ternera o el buey. Combinada con cebolla, especias y los jugos de la carne el resultado es espectacular.

Ingredientes:

  • 4 filetes de solomillo de cerdo
  • 2 cebollas ralladas
  • Cerveza negra, 2 vasos o 500 ml
  • ½ cucharadita de comino molido
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • Una pizca de azúcar moreno
  • Pimienta y un poco de sal negra del Himalaya
  • Una cucharadita de Maizena
  • Aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de mantequilla para freír los filetes

Preparación:

Te recomiendo probar esta cerveza: #Cerveza de mantequilla {Butterbeer}

El grupo del Desafío en la Cocina está de celebración y es que este 20 de febrero ¡fue el número 50! Aunque en mi caso son unos poquillos menos, ya que me uní allá por el 7º, con una Tarta Dobos propuesta por las hermanas Camilni (todavía recuerdo luchar contra el caramelo de la última capa). Así, por alcanzar este número tan redondito, las bosses nos han propuesto preparar una bebida con la que pudiésemos brindar :D



Uno, que a veces no puede evitar sacar a pasear a la freaky que lleva dentro, se acordó de pronto de la famosa cerveza de mantequilla de Harry Potter. Una popular bebida en el mundo mágico que se puede encontrarse en tabernas como Las Tres Escobas o El Caldero Chorreante. Puesto que esos sitios me quedan un poco lejos, para mi sorpresa y por suerte, ¡hay un montón de recetas de cómo prepararla en casa!

Ingredientes (4 personas):


  • 1000 ml de cerveza negra o tostada
  • 100 gr. de azúcar moreno (o 50 de integral + stevia)
  • 30 gr. de mantequilla sin sal*
  • 4 yemas
  • ½ cucharadita de canela en polvo
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo
  • ½ cucharadita de nuez moscada rallada o en polvo
  • ½ cucharadita de clavo en polvo
  • Gotas de esencia de vainilla

Preparación

#Cerveza artesana: cuanto más cerca, mejor

Es mejor consumirla pronto por su caducidad, y si viene del quinto pino el transporte puede afectar a sus características. ¿Importa tanto la proximidad en la cerveza artesana como en los pollos o los tomates?

“El secreto de un gran vino reside en que cuando lo bebas sientas la misma sensación que cuando muerdes un tomate recién arrancado, que sea capaz de transmitir la tierra y el entorno donde ha nacido”. La frase –más o menos parafraseada- es de uno de los enólogos más prestigiosos de Rioja, Benjamín Romeo.

Cerveza artesana, con licencia creative commons y bien bonita. WIKIMEDIA


¿Pero esto no iba sobre cerveza?, pensarás. Sí, va sobre cerveza, pero esa máxima es el símil perfecto de lo que parece ser le está pasando a la cerveza, o más concretamente a lo que muchos le empiezan a exigir. A saber: que no solo sea un producto de gran consumo, fresquito y embriagador, sino que se moje y te transporte un poco más allá, que tenga un origen claro, unas manos que la hayan elaborado, un rostro y –la clave de todo–, cierta cercanía, que a fin de cuentas es lo que hace que todo lo demás se cumpla.

Por cercanía nos referimos a ese concepto tan manido como confuso de los ‘productos de cercanía’. Que básicamente debería referirse a que el tomate que comamos se haya criado en una huerta cercana, no en Milwakee; que las alitas de pollo sean de aves de

Otra cerveza, por favor... pero sin alcohol

A los españoles nos gusta alternar, salir con amigos y hacer vida social, una costumbre en la que la cerveza tiene un papel más que destacado. La caña es una verdadera institución nacional, alrededor de la cual se hace grupo. Que nos gusta la cerveza está claro, aunque un poco menos que a nuestros vecinos. Y es que somos el octavo país de la Unión Europea en lo que a consumo per cápita se refiere. Sin embargo, nos colocamos como el primero de la clase en la ingesta de espumosa sin alcohol.



De hecho, el 14,3% de la cerveza que nos bebemos es «sin» o «0,0», es decir, aquellas variedades cuya graduación es inferior a un 1% en volumen de alcohol. Se trata de una cifra nada despreciable, sobre todo si se tienen en cuenta que cada español consume de media al año 47,18 litros, lo que se traduce en 33,3 millones de hectolitros comercializados, según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente correspondientes a 2015. Estas cifras derivan en una facturación que asciende a 15.500 millones de euros –lo que representa el 1,4% del Producto Interior Bruto (PIB)–, de los aproximadamente casi 2.000 son generados por la sin alcohol.

Idiosincrasia española


¿Qué se esconde detrás de este gusto por la cerveza sin alcohol? Principalmente, la idiosincrasia de los españoles, así como sus hábitos y costumbres. Y es que en España la cerveza es un producto con
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...