viernes, 24 de marzo de 2017

La cerveza y los postres

La cerveza va muy bien con los sabores dulces, aquí te dejamos varias combinaciones para que pruebes, más allá de la clásica mezcla de cerveza negra con chocolate.

La regla básica del maridaje de todo tipo es que la pareja de alimentos en cuestión se potencien el uno al otro, y que no se anulen. En esta línea te mostramos algunas opciones de maridaje de cerveza con diferentes postres, que exploran diferentes estilos de cervezas con acideces y notas frutales más altas o un amargor más pronunciado. Las sugerencias son del sommelier español Edgar Rodríguez, del restaurante El Racó d’en Cesc en Barcelona.



Cervezas Trapenses o de Abadía:

Estas cervezas generalmente tienen un mayor contenido alcohólico, y más cuerpo pues tienen una segunda fermentación en botella. Su intensidad está acompañada de notas dulces y algunas tienen aromas frutales o a fruta madura. Estas cervezas pueden combinar bien con un postre en base a frutas como la Tarte Tatin (tarta de manzanas francesas), un postre de peras o cualquier otra fruta, como un cheesecake o una pannacotta.

Cervezas Indian Pale Ale:

Esa pócima llamada cerveza

El mundo de la cerveza, desde mi humilde opinión e ignorancia, está dividido en dos frentes. Permítanme la simplificación e hipérbole.
 
O eres un friki de las cervezas artesanales, un fundamentalista absolutista de la cerveza, o bien te contentas con las cervezas industriales, esas que desde el otro lado catalogan axiomáticamente como brebaje nauseabundo. Por supuesto poniéndome tan radical no pretendo crear polémica, sino situar con el ánimo de intentar arrojar un poco de luz.

Un camarero sirve unas jarras de cerveza. ARCHIVO

Las cerveceras industriales en su lícito afán por querer abarcar la mayor cuota de mercado, han arrasado con la cultura cervecera, restringiéndola a locales de culto, como si del poblado de los irreductibles galos se tratase. De esta forma consiguieron que estos irreductibles cerveceros no fueran un peligro, todo el mundo consumiendo industriales. Pero... no contaban con la pócima mágica llamada cerveza artesanal.

Y para la semana santa: Pescado rebozado a la cerveza

Quería crear el rebozado perfecto para esta receta. Terminé cubierta de harina y rodeada de cuencos con masa por todas partes y a las 2 de la mañana llegó el momento «eureka»: ¡Di con la masa perfecta! Es crujiente y muy sabrosa. Debe reposar una hora, y da tiempo para preparar las deliciosas patatas.

Foto: Chef Ana Paula

Ingredientes (4 raciones)


  • 260 g de harina con levadura
  • 4 cdas. de harina de maíz
  • 1⁄4 cdta. de levadura rápida en polvo
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • 350 ml de cerveza rubia 1 kg de patatas peladas
  • Unos 800 ml de aceite vegetal y un poco más para rociar por encima
  • Harina para espolvorear
  • 4 filetes gruesos de pescado, como abadejo, bacalao o eglefino (preferiblemente capturados de forma sostenible)
  • 1 lima o limón cortado en cuñas

Preparación

¿Es bueno beber una cerveza al día?

Muchas de las personas que están a dietas se preguntan si pueden beber una cerveza a la semana, sobre todo ahora con la llegada del buen tiempo y que nos frena tomarla por la famosa barriga cervecera.



Bien, ¿es bueno tomar una cerveza? Según la composición de la cerveza, cada caña que nos tomemos tendrá aproximadamente 90 calorías, por lo que en comparación a los refrescos con gas, tiene mucho menos, además está compuesto por hidratos de carbono, vitaminas y proteínas, ideal para dietas, ya que no llevas azúcares.

Por qué las botellas de cerveza siempre son marrones o verdes

¿Nunca te has preguntado el por qué del color del embotellado de esta bebida? Te contamos por qué y desde cuándo son de estos colores

Ya empieza el calorcito y nos va a apeteciendo tomar una cervecita en una terraza o tirados en el cesped con unos amigos mientras hablamos y reímos sobre cualquier cosa. Desde que los egipcios la elaboraran hace miles de años, ha sido una de las bebidas más aclamadas, pero no fue hasta siglos después cuando se embotellara por primera vez.

Marrones y verdes, así son los envases de las botellas. (iStock)


Todos conocemos los riesgos para la salud de beber en exceso, sabemos la importancia de consumir alcohol con moderación y nos han repetido una y otra vez que las cantidades adecuadas de ingesta diaria son de una sola bebida en el caso de las mujeres y hasta dos para los hombres.

Los rayos alfa provocan que los ácidos del lúpulo se descompongan y reaccionen con el azufre

Mientras que los expertos de la cerveza podrían saber una cosa o dos sobre el color de una botella, muchos no prestamos atención a por qué las botellas son del color que son, o si una es diferente a otra. Hoy en día las cosas han cambiado mucho y en ocasiones ya vemos otro tipo de colores o materiales donde embotellarla, pero hasta hace poco han sido marrones o verdes estrictamente y existe un porqué científico.

La cerveza artesana también es cosa de mujeres

Camisas de cuadros, gorras, barbas, chistes sobre hipsters… Es la imagen recurrente cuando se habla de cerveza artesana pero, más allá de los tópicos y la estética, es verdad que sigue siendo un negocio muy vinculado a la imagen masculina. Y eso pese a que siempre suele decirse que fueron precisamente las mujeres las primeras fabricantes de cerveza hace miles de años.



Es verdad que en el panorama internacional, donde la cerveza artesana tiene un recorrido de más años, el papel de la mujer está más instalado. De hecho, ya en 2014, la británica Sara Barton fue la primera mujer elegida como la elaborada de cerveza del año en Reino Unido.

Pese a ello, por aquí la cerveza sigue en cierto modo asociada con los hombres y la masculinidad. “No es fácil deshacerse de moldes y estereotipos, pero nosotras trabajamos para luchar contra estos prejuicios y demostrar al mundo que podemos ser maestras cerveceras”, apuntan Ainhoa Ocio y Jone Conde, creadoras la nueva cerveza Gastheiz.

El pequeño gran secreto de la cerveza más internacional

Su levadura especial y el control de los ingredientes, las claves de su éxito

Su sabor puede gustar más o menos, pero una de las grandes bazas de Heineken es que siempre sabe igual. Algo especialmente valioso en el caso de las reconocibles botellas verdes. No es la cerveza más vendida del mundo (le superan las chinas Snow y Tsingtao y las Budweiser, entre otras), pero sí la que está presente en más países, con casi dos centenares de naciones en su portafolio.

(Thinkstock)

Lograr que la cerveza mantenga su color dorado, tono pálido y sabor afrutado, independientemente del país en el que se fabrique, es una de las obsesiones del maestro cervecero de Heineken, Willem Van Waesberghe. Buena parte del trabajo del guardián de las esencias de la compañía holandesa consiste en cerciorarse de que el producto que salga de las 165 factorías que tiene la marca en el mundo –en España hay tres, en Madrid, Sevilla y Valencia– sea casi idéntico.

jueves, 23 de marzo de 2017

El peligro de mezclar alcohol y bebidas energéticas

Un estudio canadiense sugiere que este tipo de combinados enmascaran la autopercepción de ebriedad e implican un mayor riesgo para la salud.

El consumo de las bebidas energéticas, con un alto contenido en cafeína, no para de crecer y, en los últimos años, además se ha puesto de moda mezclarlas con alcohol, una práctica que podría suponer un mayor riesgo para la salud de las personas que toman estos combinados, según señala un artículo publicado recientemente en la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs.



Científicos del Centro de Investigación sobre Adicciones de la Universidad de Victoria de Canadá (CARBC), que han llevado a cabo su estudio basándose en la revisión de un gran número de artículos publicados entre 1981 y 2016 sobre este tema, apuntan que existe una relación entre el uso de alcohol mezclado con bebidas energéticas y un aumento del riesgo de sufrir una lesión en comparación con aquellas personas que solo consumen alcohol.

¿Pero a qué tipo de lesiones se refieren?

Adelgazar bebiendo vino: los nutricionistas revelan cómo hacerlo

Con la primavera, los planes de copas y pinchos se multiplican. No te preocupes: puedes seguir tomando copas sin engordar ni un gramo. Te contamos cómo

Llega el buen tiempo y tú, para variar, estás a dieta. ¿El problema? Las terrazas y el ocio. Con la primavera, los planes de copas, cañas y pinchos se multiplican. Puedes decir que no a uno, a dos... pero la tercera quedada que te ofrecen no se te resiste. Y haces bien en ir, y en beber alcohol.

Ojo, tienes que beber vino solo, nada de pinchos. (iStock)

Sí, querido, estás leyendo bien. Puedes adelgazar aun tomando bebidas espirituosas. Era algo que sospechábamos desde hace tiempo, pero ahora se ha confirmado a través de las declaraciones de la famosa nutricionista Tanya Zuckerbrot, creadora de la archiconocida F-Factor Diet. La experta solo pone dos condiciones para que puedas coger el punto y no engordar: la moderación y el vino.

Al contrario de lo que la mayoría cree, el vino no es el enemigo de los regímenes si nosotros no queremos que así sea. Es decir, si te bebes una botella al día, lo más probable es que tu dieta no tenga el efecto deseado. Pero si te tomas un par de copas con los amigos en un bar, en la soledad de tu hogar o en una cita romántica, no hay problema. De hecho, Tanya es clara: tiene menos calorías que una onza de chocolate negro. Para ser exactos, una copa estándar tiene menos de 80 calorías, una cifra que hasta multiplicada por dos pasará inadvertida para tu cuerpo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...